"Tengo un tapón monumental, me está costando muchísimo ir al baño", me manda una amiga embarazada de 25 semanas en un correo contando su vida. Añadió que "por ahora he probado un poco de todo y no he dado con la solución. Si se te ocurre algo milagroso dime."

He decidido dedicar el post de hoy al tema del estreñimiento en el embarazo.

El porqué del estreñimiento durante el embarazo

El estreñimiento es una cosa bastante común en el embarazo, que puede llegar a ser muy molesto. Bajo la influencia de la hormona progesterona, los procesos digestivos son más lentos, y, a medida que va creciendo tu bebé, los intestinos se ven cada vez más aplastados, lo cual dificulta el tránsito intestinal.

Si además tomas hierro como suplemento, es casi inevitable que tengas estreñimiento. El hierro es muy duro para los intestinos. 

La Estrategia sobre Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Sanidad afirma que hay que "evitar que la embarazada de forma rutinaria ingiera hierro, debido a que no existe evidencia científica suficiente para sustentar esta acción y por los efectos adversos de este fármaco: estreñimiento, diarrea, náuseas, epigastralgia y alteración en la absorción de otras sustancias.”

Según este mismo documento, habría que “ofrecer a todas las mujeres embarazadas pruebas de detección de anemia en la primera visita de embarazo y a las 24- 28 semanas de gestación, mediante hemograma” y “considerar como rango normal hasta las 12 semanas una hemoglobina igual o superior a 11g/ 100ml y 10,5g/ 100ml a las 28- 30 semanas de gestación. Si los niveles son inferiores, investigar la causa y valorar la necesidad de indicación de suplementos de hierro”. Si quieres leer más sobre el déficit de hierro en el embarazo recomiendo leer el artículo ¿Déficit de hierro? de elpartoesnuestro.

Cómo aliviar el estreñimiento en el embarazo

No sé si tengo una solución milagrosa para el tapón momumental de mi amiga, pero he decidido compartir algunas de las medidas que conozco para que ella y vosotras vayais probando:

Bebe mucha agua

La deshidratación es una de las causas más comunes para el estreñimiento. El agua facilita el tránsito de los residuos de la comida por los intestinos.

Añada fibra a tu dieta

El cuerpo no puede digerir la fibra. Si comes alimentos ricos en fibra, los residuos de la comida pueden pasar más rápido por el intestino por la presencia de esa fibra. No obstante, añada fibra a tu dieta con moderación. Hoy en día hay una gran oferta de productos con fibra añadido, y una sobredosis puede irritar al intestino más que ayudarle.

Los alimentos ricos en fibra recomendables son:

  • Verdura fresca (cruda) y fruta (con su piel)
  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Frutos secos

Puedes encontrar más información sobre que alimentos comer en Alimentos ricos en fibra.

¡A moverse!

El movimiento y el ejercicio también ayudan a mover el tracto intestinal. Caminar a buen paso (sin llegar al agotamiento) es un ejercicio agradable en el embarazo. El yoga para embarazadas (como que no :) y la natación ayudan a estirar y mover el cuerpo y los intestinos.

Las posturas de torsión van especialmente bien en casos de estreñimiento. Durante el embarazo, los intestinos se ven cada vez más aplastados hacia las costillas laterales y atrás. Las posturas de torsión masajean y por tanto estimulan la parte lateral del tronco, y en el caso del embarazo, los intestinos. Aquí dejo un ejemplo de una postura de torsión segura para el embarazo que puedes incorporar en tu rutina diaria (por ejemplo antes de acostarte).

Si sigues encontrando problemas de estreñimiento, consulta con tu matrona. 

¿Tienes otra solución milagrosa para el estreñimiento en el embarazo? ¡Queremos saberlo! Compártala con nosotras.

 




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesembarazo