El segundo trimestre suele ser el trimestre más agradable del embarazo. Las mujeres embarazadas suelen sentir un subidón de energía en este periodo, antes de los cambios físicos más dramáticos del tercer trimestre.

utthita_trikonasana_grupo.JPG

En mis dos embarazos, el segundo trimestre fue un periodo de mucha energía y ganas de hacer cosas, con una barriga todavía bien manejable. Recuerdo disfrutar del yoga y también de meditar, algo que resultó muy fácil durante los dos embarazos. La presencia de un bebé en tu interior te ayuda a llevar la conciencia hacia dentro.

Estar embarazada es casi una práctica de yoga en sí mismo. Es una práctica de desapego (vairagya) de actividad física intensa y de ciertos alimentos y bebidas, y de entrega y aceptación. Para alumnas de yoga que llevan años practicando, a menudo es muy difícil dejar de lado el ego y esa práctica de años y aceptar que su cuerpo necesita otro tipo de práctica en ese momento.

Una práctica adaptada durante el embarazo puede enseñar mucho sobre su cuerpo a las alumnas embarazadas. Ayudarles a crear espacio, reajustar la postura, respirar con más amplitud y tener más en cuenta el crecimiento del bebé. La práctica prenatal busca la estabilidad en vez de flexibilidad y es más introspectiva que física. Aún así, puedes ofrecer una práctica dinámica que fortalece al mismo tiempo que crea una nueva conciencia corporal y que lleva la atención hacia dentro. De esta manera, ofreces herramientas potentes para disfrutar del embarazo y para poder escuchar con más claridad sus cuerpos.

 




Posted
AuthorJudith Janssen