Hay algo muy poderoso y realmente sencillo para ser más feliz: el agradecimiento.


Hace un par de meses empecé a añadir un par de pequeños hábitos a mi rutina diaria. Uno de ellos era tomar unos minutos al día para pensar en algo que me había gustado ese día, algo para que estuviera agradecida. Al principio se me ocurría alguna cosa, o dos, pero con la práctica y una felicidad creciente :) se me venían y todavía me vienen un montón de cosas a la mente. 

Un momento para agradecer

Es sencillo, pero aún así cuesta. Durante el día habrán momentos de felicidad, habrán momentos de cabreo, y de estrés. Por experiencia te puedo decir que si no estás muy atenta, es bastante fácil que los momentos de estrés, de irritación, de impaciencia y de insatisfacción superan los momentos de satisfacción y alegría. Construir el hábito de tomar unos minutos para repasar el dia y sentirte agradecida, contenta por lo que has vivido, es muy bonito y muy eficaz para generar más felicidad.

Cómo crear el hábito

Para que se convierta realmente en un hábito, es fundamental escoger un momento del día en concreto para que sea más fácil recordarte. Funciona muy bien si lo relacionas a algo, como por ejemplo, después de algo que ya haces (después de lavar los dientes, después de tumbarte en la cama...).

Aquí te dejo dos sugerencias para ir incorporando en tu vida:

  • Dedica unos minutos cada día para pensar en algo que te ha gustado del día, algo para que estás agradecida.

  • Dedica unos minutos cada día a agradecer o reconocer algo bonito en una persona que conoces.

Repito: es importante escoger un momento concreto del día para hacerlo, y relacionarlo a algo que ya haces, por ejemplo después de lavarte los dientes, o después de tumbarte en la cama para dormir).

¡Ánimo! Y dejame saber qué tal te va.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmindfulness