La meditación trata de acceder a diversos estados de ondas cerebrales. Por supuesto, ya accedemos a estados de ondas cerebrales con una frecuencia regular. Mediante la comprensión de cómo funciona nuestro cerebro y mediante su entrenamiento, podemos hacerlo cuando queremos y utilizarlo para lograr efectos positivos.

ondascerebrales.jpg

Las ondas cerebrales: la teoría

Las ondas cerebrales o corrientes de electricidad son creados por impulsos eléctricos que fluyen a través del cerebro.

La amplitud o potencia del impulso se mide en micro voltaje y la frecuencia de la recurrencia del impulso se mide por segundo. Es la frecuencia que determina la categoría de ondas cerebrales y la combinación o síntesis de esas que determina el estado de consciencia.

Un electroencefalograma (EEG) mide la actividad cerebral en forma de ondas.

Hay cuatro ondas cerebrales principales

Beta - 14-38 ciclos u ondas por segundo (hercios)

La mente consciente: la vida diaria activa, el pensamiento lógico, la multitarea, la toma de decisiones, la resolución de problemas complejos.

Está bien estar en este estado durante ciertos ratos, pero se asocia este estado con un aumento del metabolismo, y estar de forma continua en este estado puede llevar al estrés, a la incapacidad para concentrarse y ataques de pánico.

Alfa - 8-14 hercios

La mente receptiva: la atención está con una cosa, una consciencia relajada; cuando lees un libro, momentos en que pierdes la noción del tiempo, los ensueños.

El estado alfa es el puente para entrar en estados de la mente más lentos y profundos, en las ondas theta y delta. Las ondas cerebrales alfa llevan al estado del testigo consciente. Son necesarias para poder recordar los sueños y hacer meditaciones. Un exceso de alfa crea una sensación algo psicodélica, ausente.

Theta - 4-8 hertzios

La mente inconsciente: los recuerdos, las emociones, las sensaciones, la creatividad y la inspiración y experiencias reveladoras.

Las ondas theta están presentes durante el sueño (proporcionan la liberación del estrés) y durante la meditación profunda. También están activas en las situaciones en que crees estar a punto de recordar algo (el fenómeno memorístico punta de la lengua).

Delta 0,5-4 hercios

La mente inconsciente (debería ser nombrada consciencia profunda): sueño profundo (cuando ocurre la curación y la regeneración).

Las ondas delta en combinación con las ondas de vigilia son asociadas con la intuición y el instinto, empatía fuerte, la transferencia e intercambio de pensamiento. Las ondas delta funcionan como un radar personal.

Las ondas cerebrales en la práctica

Cuando un bebé está mamando, las ondas cerebrales de madre y bebé se sincronizan. Los sentimientos reportados por mujeres durante la lactancia son de una profunda satisfacción, serenidad y amor profundo hacia y conexión con el bebé.

Por lo general experimentamos una combinación de ondas cerebrales. El patrón de ondas cerebrales durante meditación y otros estados de trance (como la contemplación, la oración, la hipnosis, fantasía guiada, visualización y relajación profunda) es una combinación de ondas reducidas de beta, ondas continuas de alfa y ondas intermitentes de theta .

Las ondas theta permiten acceder al subconsciente y las alfa permiten recordar la experiencia. El sexo, particularmente tántrico, tipos de como el baile Sufi, el estar "perdido en el momento" o la danza y la música pueden provocar estados similares.

La meditación para comprender la mente

Como ya comenté en una entrada anterior del blog, una práctica regular de meditación puede ayudar a comprender el funcionamiento de tu mente. Al llevar la consciencia al proceso de pensamiento, creas la posibilidad de controlar el “murmullo” y, al hacerlo, separarte de los pensamientos, de los miedos.

¿Te animas a practicar la meditación? Antes de empezar, echa un vistazo a los consejos prácticos que te ayudan a prepararte para meditar.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmeditación