Se debería evitar cualquier postura boca abajo y cualquier postura que comprime o haga fuerza en el abdomen. Tanto el bebé como los órganos de la madre necesitan espacio. En muchas ocasiones, las mujeres me cuentan que en su preparación al parto hacen sentadillas y otros ejercicios abdominales. Ya existe más que suficiente evidencia científica de que hacer abdominales durante el embarazo, aparte de reducir el espacio para bebé y madre, aumenta el riesgo de separación (diástasis) de los rectos abdominales o desgarro del tejido abdominal.

Se pueden hacer torsiones suaves centradas en la zona dorsal y evitar las torsiones cerradas que comprimen el vientre. Las posturas de flexión deberían adaptarse para que no haya compresión del vientre. La posturas invertidas (salvo Adho Mukha Svanasana) y las extensiones hacia atrás son contraindicadas.




Posted
AuthorJudith Janssen