Los cambios físicos y hormonales del embarazo provocan síntomas que pueden ser muy incómodos, entre los cuales están las hemorroides. Ellas pueden provocar dolor y picazón. Muchas mujeres embarazadas las padecen, sobre todo durante el tercer trimestre de embarazo.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son venas hinchadas que resultan del aumento de la presión en el área rectal y alrededor del ano.

En el embarazo se produce un aumento del flujo sanguíneo en todo el cuerpo. Además, el peso del bebé y el aumento del tamaño del útero provocan una presión mayor sobre el área rectal, razón por la cual las venas tienden a hincharse y sobresalir.

No todas las madres sufren de este síntoma de igual manera. Unas pueden experimentar pequeños crecimientos de las venas hasta tomar el tamaño aproximado de un guisante y, en ocasiones, las venas podrían hincharse hasta el tamaño de una uva. También puede ocurrir que sólo experimente una leve irritación acompañada de picazón, pero en casos graves la mujer podría incluso presentar sangrado.

¿Cómo saber si tienes hemorroides?

  • si detectas un poco de sangre en el papel higiénico o en el agua del váter

  • si sientes hinchazón alrededor del ano

  • si sientes dolor o malestar en el área rectal

¿Cómo tratar las hemorroides?

 Las hemorroides pueden ser tratadas de distintas maneras. El frio local (compresas heladas) puede aliviar la sensación de picazón y dolor.

En el caso de mucha molestia podrías consultar con tu matrona. Debes tener en cuenta que existen fármacos que pueden poner en peligro la salud de tu bebé y el normal desarrollo de su embarazo, por lo cual no es recomendable automedicarse.

¿Cómo prever las hemorroides?

La mejor manera de combatir las hemorroides es evitar que se presenten. Lo más recomendable es evitar el estreñimiento y la presión sobre el ano al ir al baño.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesembarazo

Somos mamíferos...y tenemos un instinto natural para gestar y dar a luz.

Durante el parto, la naturaleza nos ayuda. Bajo la influencia de las hormonas del parto: oxitocina, endorfinas y dopaminas entre otras, el neocortex entra en reposo para que el cerebro mamífero pueda tomar las riendas, pero solo si le dejamos. Si el neocortex está muy activo, porque estamos intentando controlar la situación, es posible que el parto no avance. El cuerpo entiende que no es buen momento para parir. 

 Es una simple cuestión de hormonas, pero no voy a entrar mucho en la química del asunto. Sólo querría compartir contigo un vídeo. Es un vídeo de un parto de un elefante: un parto mamífero, sin interferencia, sin dirección. 

No somos elefantes, pero tenemos una herencia, una historia celular que nos proporciona la información inconsciente que necesitamos para parir. No obstante, durante nuestras vidas recibimos mucha información, por experiencia, por lo que nos cuentan, por lo que vemos. Y toda esa información va entrando y modificando de alguna manera esa herencia. 

Hay pocas mujeres que han visto, en vivo o en imagen, o que han escuchado partos mamíferos, sin interferencias, sin dirección. Por eso, te dejo este vídeo. Y te animo a hablar con y leer relatos de mujeres que han disfrutado de sus partos.

¡Preciosa! Un abrazo fuerte.

Nota final: observa la boca del elefante en el vídeo. Está totalmente abierta cuando está saliendo el bebé. Pronto más sobre la conexión boca-vagina.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesparto

Acabo de leer un artículo en el País Semanal del año pasado sobre las personas víricas que pueden contagiarte con sus emociones negativas y dejarte sin energía. Está muy bien el artículo. 

Lo mismo se aplica a nosotras mismas. Puedes sumergirte en emociones y pensamientos negativos y dejarte a ti misma sin fuerzas. Además, es un círculo vicioso: cada vez te vas encontrando peor con lo cual te deprimes más y acabas sintiendote agotada y triste. Hay que romper con ese círculo. No es fácil, ya lo sé, pero es necesario y es posible. 

Eres la dueña de tus pensamientos

Medita, camina en la naturaleza, baila o simplemente di NO a los pensamientos que no te sirvan. Tu cuerpo y tu mente hacen lo que tú les mandas hacer.

Y hablando de estos temas, me viene a la cabeza el cuento de los dos lobos...

Un viejo indio colocó a sus nietos en su regazo para contarles un cuento. "Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!... ¡es entre dos lobos! Un lobo es sinónimo de alegría, la paz, la esperanza, la generosidad, la humildad, la bondad, la empatía, la serenidad y la amistad. El otro lobo representa la envidia, la ira, la tristeza, la codicia, el ego, la autocompasión, la culpa, inferioridad, la arrogancia y el miedo. Esa batalla entre dos lobos también está ocurriendo dentro de vosotros y dentro de todos los seres de la tierra, todos los días."

Los niños se quedaban pensando durante unos minutos y después uno de ellos le preguntó a su abuelo." ¿Y cuál de los dos lobos crees que ganara, abuelo?”

"El que más alimentes", dijo el viejo indio.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmindfulness
No sé donde estoy yendo...
pero estoy de camino

¿Quieres confiar más en tí? ¿Te gustaría saber navegar tu interior con más claridad y menos dudas?

Aquí algunas sugerencias para cultivar tu gps interior:

  1. Ábrete para que puedas recibir señales desde tu gps interior. Puede que, sin darte cuenta, estés cerrada, bloqueada o estancada en ciertos patrones de pensamientos o actitudes. Abrirte a tu guía interior requiere escucha y requiere mucha confianza, sobre todo en ti misma. Mereces muchísima la pena, preciosa, y es importante conocer y reconocer tus necesidades para poder vivir plenamente la vida que quieres vivir.

  2. Relájate: muchas veces queremos llegar y saber todo lo que hay que saber ya, ahora mismo. Y claro que puedes buscar y rebuscar y meterle prisa….pero...normalmente, las respuestas llegan más tarde.
    Es difícil esperar. Pero si te concentras en relajarte en el presente, serás recompensada con un poco de paz mental.

    Una nota: el agradecimiento es una manera extremadamente eficaz y muy bonita de estar más presente.

  3. Cuídate. Para estar sintonizada con uno mismo, es necesario encontrarse bien. Cuando yo me cuido a mi misma, duermo mis horas, me muevo lo suficiente, como bien y tengo cierto espacio, tiempo para no hacer nada, es cuando sé mejor que hacer y por donde tirar. No puedes estar sintonizada si tu cabeza y tu cuerpo están rígidos del sueño y del estrés.

  4. Identifica tu patrón de comunicación divina, cósmica, o como lo quieras llamar……¿Cuando te llegan mensajes del universo, de tu guía espiritual, de tu gps?

    Podría ser haciendo deporte, debajo de la ducha, al levantarte por la mañana, o como en mi caso, cuando estoy meditando. De repente me vienen pensamientos o palabras, o conversaciones a la cabeza, que me están diciendo algo sobre lo que me ocupa o preocupa. Una vez que hayas identificado tu patrón, puedes escuchar con más atención a los mensajes que te llegan.

  5. Presta atención a los pensamientos recurrentes. La inspiración (divina) no te llegará con un rayo del cielo. Inspiración puede ser esos pensamientos que no te puedes quitar de la cabeza, nombres, ideas, lugares recurrentes…

  6. Enraízate y protejate. En los momentos que más necesito a mi gps interior, suelo estar poco enraizada, poco conectada con mis necesidades. Lo puedes sentir en forma de pensamientos negativos, indecisión, muchas dudas y poca confianza en tus capacidades.
    En estos momentos, tengo que recordarme que yo soy la dueña de mis pensamientos y que puedo protegerme de esa negatividad y desconfianza. Hay que mandarlos fuera. Y pedir amor, cariño y confianza y lo recibirás.

  7. Confía. Aprenderás con la confianza. Y ajustarás tu antena por el camino.

    Y siempre, deja algo de espacio para el misterio...




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmindfulness

El fin de semana pasado escribí un manifiesto. Quería escribirlo para compartir mi visión, mis inquietudes, mis sentires sobre el embarazo, el parto y el ser mujer. Espero que os gusta.

 

Soy mujer.
Soy hermosa, tal y como soy.
Soy la protagonista de mi vida.
Soy la dueña de mi cuerpo, y la dueña de mis pensamientos.
Soy la que decide cómo vivir mi vida.

Soy madre.
Soy perfecta, tal y como soy.
Soy la protagonista de mi embarazo y de mi parto.
Soy la dueña de mi cuerpo, y la dueña de mis pensamientos.
Soy la que decide cómo vivir mi embarazo y mi parto.

Confío en el proceso natural del embarazo y del parto.
Confío en mi cuerpo precioso, capaz de crear vida, capaz de dar a luz.
Confío en mí.
 

Judith Janssen - www.paraembarazadas.es

¿Quieres recibir el manifiesto en formato de cartel para colgarlo en tu casa? Deja tu correo electrónico y te mando el cartel.

Nombre *
Nombre

 

 

 

 




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesafirmaciones

El enfoque de una clase de yoga para embarazadas es diferente al de una clase de yoga tradicional. En el yoga prenatal el objetivo es preparar el cuerpo y la mente para el parto, el nacimiento y la maternidad. Nos preparamos para estos eventos liberando tensión, recuperando una buena postura, creando espacio físico, y despejando la mente de preocupaciones.

El yoga para embarazadas acompaña en la transformación física y mental de la mujer embarazada. Con respecto al parto, entiendo y aplico el yoga como una actitud y no como una serie de técnicas. La práctica regular te ofrece la oportunidad de cultivar y poder acceder a esta actitud.

Restablecer una postura adecuada

En las clases hay un fuerte énfasis en aumentar la conciencia corporal y en restablecer una postura adecuada con el fin de mejorar el equilibrio físico.

Relajar la tensión acumulada en las articulaciones y músculos

Los cambios físicos que ocurren durante el embarazo pueden causar molestias y dolores en la espalda, las caderas y los hombros. La práctica de yoga puede aliviar molestias comunes del embarazo y de esa manera llevar a un equilibrio físico.

Fortalecemiento para el parto y la maternidad

Hacer ejercicio durante el embarazo ayuda a mejorar la salud física y fortalece el cuerpo.(1) El yoga para embarazadas como ejercicio en el embarazo es muy completo: trabaja, fortalece y estira el cuerpo al mismo tiempo que aumenta la conciencia corporal y respiratoria y lleva a la introspección, una herramienta muy potente para el parto y la vida en general.

También hay cada vez más indicaciones de que el yoga puede reducir la necesidad de analgésico durante el parto y la probabilidad de parto por cesárea de emergencia.(2)

Respirar con más amplitud y conciencia

Cultivar la conciencia de la respiración es una gran herramienta, no sólo para hacer frente a la intensidad del embarazo, el parto y la maternidad, sino también para mejorar la salud en general.

Durante el embarazo, la respiración se ve afectada por el crecimiento del vientre y los cambios en el metabolismo. A través de las posturas, creamos espacio para poder respirar con más amplitud. Si respiramos con más amplitud y conciencia aumentamos nuestra capacidad respiratoria y como resultado se ralentiza el ritmo cardíaco, lo que aumenta el flujo de sangre y oxígeno al bebé.(3)

Además, una respiración constante y equilibrada afecta directamente al estado de ánimo, ayuda a despejar la mente y a relajar el cuerpo. Una investigación reciente demuestra que el yoga durante el embarazo puede reducir el riesgo de padecer de ansiedad y depresión.(4)

Ganar confianza en el cuerpo

Otra investigación señala que las mujeres que practican yoga durante el embarazo tienen una mayor confianza en sí mismo y en sus capacidades para dar a luz.(5) En la práctica de yoga se cultiva esta confianza en la capacidad de tu cuerpo para moverse y la capacidad de tu mente para estar presente y concentrado. Si tienes confianza en tu cuerpo y eres consciente de lo que ocurre en tu cuerpo, es más fácil de escucharlo y cumplir con sus necesidades.

Crear un espacio físico y mental para tu bebé

El yoga prenatal pone mucha énfasis en crear espacio físico para ti y para tu bebé. De esa manera, alivia molestias frecuentes del embarazo y aumenta la capacidad respiratoria.

Las clases de yoga no sólo son una buena manera de conectar contigo mismo, sino también con tu bebé. En cada clase te recuerdo tomar el tiempo para conectar con tu bebé.

Compartir con otras mujeres embarazadas

Las clases pueden ser una excelente manera de conocer a otras mujeres que están pasando por los mismos cambios y acontecimientos de vida que tu, y, posiblemente ofrecer una red de apoyo para ti y tu nueva familia, no sólo durante el embarazo, sino también durante la crianza.


Referencias

  1. Clapp, J. 2002, Exercising Through Your Pregnancy, Omaha, Addicus Books, Inc.
  2. Smith CA, Levett KM, Collins CT, et al. Relaxation techniques for pain management in labour. Cochrane Database Syst Rev 2011;12:CD009514. [Resumen]
    Chuntharapat S, Petpichetchian W, Hatthakit U. Yoga during pregnancy: effects on maternal comfort, labor pain and birth outcomes. Complement Ther Clin Pract. 2008 May;14(2):105-15. [Resumen]
  3. Satyapriya M, Nagendra HR, Nagarathna R, Padmalatha V. Effect of integrated yoga on stress and heart rate variability in pregnant women. Int J Gynaecol Obstet. 2009 Mar;104(3):218-22[Resumen]
  4. Se relaciona el estrés crónico durante el embarazo con partos prematuros, bajo peso al nacer y mayor riesgo de problemas conductuales y de desarrollo en el niño y el adolescente, así como problemas de salud mental posteriores de la madre. Effects of Antenatal Yoga on Maternal Anxiety and Depression: A Randomized Controlled Trial, Journal Depression and Anxiety, May 1, 2014. [Resumen]
  5. Sun YC, Hung YC, Chang Y, Kuo SC. Effects of a prenatal yoga programme on the discomforts of pregnancy and maternal childbirth self-efficacy in Taiwan. Midwifery. 2009 Feb 24. [Resumen]



Posted
AuthorJudith Janssen

La meditación trata de acceder a diversos estados de ondas cerebrales. Por supuesto, ya accedemos a estados de ondas cerebrales con una frecuencia regular. Mediante la comprensión de cómo funciona nuestro cerebro y mediante su entrenamiento, podemos hacerlo cuando queremos y utilizarlo para lograr efectos positivos.

ondascerebrales.jpg

Las ondas cerebrales: la teoría

Las ondas cerebrales o corrientes de electricidad son creados por impulsos eléctricos que fluyen a través del cerebro.

La amplitud o potencia del impulso se mide en micro voltaje y la frecuencia de la recurrencia del impulso se mide por segundo. Es la frecuencia que determina la categoría de ondas cerebrales y la combinación o síntesis de esas que determina el estado de consciencia.

Un electroencefalograma (EEG) mide la actividad cerebral en forma de ondas.

Hay cuatro ondas cerebrales principales

Beta - 14-38 ciclos u ondas por segundo (hercios)

La mente consciente: la vida diaria activa, el pensamiento lógico, la multitarea, la toma de decisiones, la resolución de problemas complejos.

Está bien estar en este estado durante ciertos ratos, pero se asocia este estado con un aumento del metabolismo, y estar de forma continua en este estado puede llevar al estrés, a la incapacidad para concentrarse y ataques de pánico.

Alfa - 8-14 hercios

La mente receptiva: la atención está con una cosa, una consciencia relajada; cuando lees un libro, momentos en que pierdes la noción del tiempo, los ensueños.

El estado alfa es el puente para entrar en estados de la mente más lentos y profundos, en las ondas theta y delta. Las ondas cerebrales alfa llevan al estado del testigo consciente. Son necesarias para poder recordar los sueños y hacer meditaciones. Un exceso de alfa crea una sensación algo psicodélica, ausente.

Theta - 4-8 hertzios

La mente inconsciente: los recuerdos, las emociones, las sensaciones, la creatividad y la inspiración y experiencias reveladoras.

Las ondas theta están presentes durante el sueño (proporcionan la liberación del estrés) y durante la meditación profunda. También están activas en las situaciones en que crees estar a punto de recordar algo (el fenómeno memorístico punta de la lengua).

Delta 0,5-4 hercios

La mente inconsciente (debería ser nombrada consciencia profunda): sueño profundo (cuando ocurre la curación y la regeneración).

Las ondas delta en combinación con las ondas de vigilia son asociadas con la intuición y el instinto, empatía fuerte, la transferencia e intercambio de pensamiento. Las ondas delta funcionan como un radar personal.

Las ondas cerebrales en la práctica

Cuando un bebé está mamando, las ondas cerebrales de madre y bebé se sincronizan. Los sentimientos reportados por mujeres durante la lactancia son de una profunda satisfacción, serenidad y amor profundo hacia y conexión con el bebé.

Por lo general experimentamos una combinación de ondas cerebrales. El patrón de ondas cerebrales durante meditación y otros estados de trance (como la contemplación, la oración, la hipnosis, fantasía guiada, visualización y relajación profunda) es una combinación de ondas reducidas de beta, ondas continuas de alfa y ondas intermitentes de theta .

Las ondas theta permiten acceder al subconsciente y las alfa permiten recordar la experiencia. El sexo, particularmente tántrico, tipos de como el baile Sufi, el estar "perdido en el momento" o la danza y la música pueden provocar estados similares.

La meditación para comprender la mente

Como ya comenté en una entrada anterior del blog, una práctica regular de meditación puede ayudar a comprender el funcionamiento de tu mente. Al llevar la consciencia al proceso de pensamiento, creas la posibilidad de controlar el “murmullo” y, al hacerlo, separarte de los pensamientos, de los miedos.

¿Te animas a practicar la meditación? Antes de empezar, echa un vistazo a los consejos prácticos que te ayudan a prepararte para meditar.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmeditación

¡Genial que te hayas animado a meditar! Abajo encuentras algunos consejos prácticos para prepararte para meditar.

Busca una técnica de meditación que te guste

Hay varias maneras de meditar y muchos libros escritos sobre el tema. Busca un tipo de meditación que funcione para ti. Hay muchas técnicas y sería una pena rechazar la meditación en su totalidad tras haberte cruzado con una técnica que no te guste.

Práctica regularmente

Para tener mejores resultados, es necesario meditar de forma regular. Aconsejo crear una rutina. Meditar a la misma hora y tener un lugar fijo donde meditar, ayudan a que tu mente se acostumbre a la práctica muy rápido y facilita la concentración. Es mejor meditar cada día 10 minutos que media hora de vez en cuando.

No te rindas

Habrá muchos momentos en que quieres tirar la toalla. Aburrimiento, nervios e incluso ataques de pánico son sólo unos de los muchos sentimientos con que te puedes encontrar durante la meditación. Habrá también muchas sesiones que parecen inútiles, en que no te puedes concentrar para nada y “estas perdiendo el tiempo”. No obstante, es tiempo muy bien invertido.

Perseverando en las sesiones difíciles te ayuda a entrenar el músculo meditativo. Es un entrenamiento del cuerpo y la mente para volver a dentro una y otra vez.

Y ahora...¡a meditar!

Abajo encuentras una meditación para el embarazo. También ofrezco unas series de meditaciones para el embarazo, parto y posparto.

Es aconsejable repetir la misma meditación durante por lo menos unas 5 sesiones para que pueda tener efecto.

Las meditaciones parten de una postura sentada. Se puede meditar tumbado, pero es más fácil distraerse o incluso quedarse dormida.

Puedes ponerte en el suelo o en una silla. Recomiendo leer las instrucciones para las posiciones en el suelo y en silla para conseguir una postura favorable para la meditación y sana para tu cuerpo.

Posición sentada en el suelo

Coloca dos o tres de mantas dobladas en el suelo (pegadas a la pared). Siéntate encima de las mantas con las nalgas pegadas a la pared. Cruza las piernas y coloca algo de altura (mantas, cojines) debajo de las rodillas o muslos para que las rodillas no queden colgando. Así proteges tus caderas. Si te resulta muy incómodo cruzar las piernas o si tienes molestias del pubis, coloca las piernas semi-dobladas hacia delante, con mantas o cojines debajo de los muslos. Si todavía estás incómoda, no dudes en sentarte en una silla. Es importante escuchar al cuerpo.

Posición sentada en silla

Ponte en la parte delante de la silla. Es mejor usar una silla con un asiento plano. Si tienes una silla con un asiento que incline hacia atrás, coloca un cojín o manta debajo de los isquiones para que la pelvis bascula un poco hacia delante. Coloca los pies paralelos, ambas plantas apoyadas en el suelo. Las piernas forman un ángulo un 90 grados. De esta manera los pies y piernas ayudan a proteger la zona lumbar. Si te cuesta mantener la columna alargada, coloca cojines en la zona lumbar.

¿Quieres probar una meditación guiada? Echa un ojo a las meditaciones guiadas que te he preparado.

Si te surgen preguntas, no dudes en contactarme.

 




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmeditación

En una entrada anterior del blog hablé de la meditación en el embarazo. Pero, ¿qué es la meditación

La meditación es el acto de observar la mente, una práctica de entrenar la mente. Observar la mente nos separa de nuestros pensamientos, nos permite notar y sentir que no somos nuestros pensamientos, sólo los pensamos.

Entrenar la mente para soltar los pensamientos o desprenderse de ellos, dejar de pensar, nos da acceso a un espacio mental claro, despejado. Meditar de forma regular mejora la capacidad de acceder a tal espacio.

Cuando inicias una práctica de meditación, aparece una consciencia que se llama mindfulness en inglés, y se puede traducir como plena atención.

El mindfulness es atención que se puede aplicar a movimientos, sensaciones físicas, sentimientos y pensamientos. Cuando estamos atentas a nosotras mismas de esta manera, estamos presentes, estamos en el momento, observando.

Cuando no estamos en el momento presente, estamos en nuestros pensamientos, temores o dolores, en el pasado o en el futuro. Estar presente en el momento, darse cuenta, nos permite ser nuestro testigo y así elegir lo que pensamos o hacemos en un determinado momento.

Una vez que sabes separarte de en vez de identificarte con los pensamientos, puedes parar el flujo de respuestas pregrabadas a ciertos estímulos; un mecanismo inconsciente obtenido de experiencias vividas en nuestra vida.

Interesante ¿eh?

Si quieres saber como influye la meditación sobre las ondas cerebrales: Las ondas cerebrales: la teoría.

Si quieres saber más sobre cómo meditar: Cómo meditar: consejos prácticos.




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmeditación

Hoy quiero hablar de la meditación. La meditación se está poniendo de moda, y creo que es buena cosa. La meditación es una herramienta muy potente para llegar a la introspección profunda. Con una práctica regular, te permite llegar a la relajación y la respiración consciente de manera muy rápida. Y realmente, es un recurso muy bienvenido para relativar nuestras locuras y crisis, y nuestra vida en general.

Meditar en el embarazo

Durante el embarazo, es más fácil estar en contacto con tu cuerpo y con tu espacio interior. Es una consecuencia natural de la influencia de las hormonas del emabrazo, y el hecho increíble de tener otro ser creciendo dentro de ti.

El embarazo es un periodo de mucha ilusión, pero también de mucha emoción e incluso dudas y temores. No solo suelen surgir miedos y dudas sobre la maternidad, sino también sobre el proceso del embarazo y del parto. En muchos casos, estos miedos y dudas se ven aumentadas por las visitas prenatales, por las narraciones de otras mujeres y por la propia inseguridad acerca del cuerpo.

Una práctica de yoga y meditación puede acompañar esta mirada hacia el interior, hacia las emociones y los sentimientos y puede ayudar a canalizar el proceso de interiorización.

Somos lo que nos contamos

Me parece muy importante el hacernos consciente de los mensajes que estamos continuamente mandando a nosotras mismas, las historias que nos contamos. Si son historias o mensajes negativos, mensajes de miedos, de dudas, acabamos sintiéndonos inseguras, dependientes, dudosas...

Si a través de técnicas como la meditación prestas atención al proceso de los pensamientos, entrenas tu mente a separarte de tus pensamientos, de darte cuenta que no eres tus pensamientos. ¡Sólo los piensas!

Una vez que hayas observado y sentido eso, puedes empezar a cambiar los mensajes y la forma de hablarte a ti misma, y así la forma de mirarte, de sentir tu cuerpo. Y se abre la puerta al empoderamiento...

Leer más:

¿Qué es la meditación?
Cómo meditar: consejos prácticos




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesmeditación

"Tengo un tapón monumental, me está costando muchísimo ir al baño", me manda una amiga embarazada de 25 semanas en un correo contando su vida. Añadió que "por ahora he probado un poco de todo y no he dado con la solución. Si se te ocurre algo milagroso dime."

He decidido dedicar el post de hoy al tema del estreñimiento en el embarazo.

El porqué del estreñimiento durante el embarazo

El estreñimiento es una cosa bastante común en el embarazo, que puede llegar a ser muy molesto. Bajo la influencia de la hormona progesterona, los procesos digestivos son más lentos, y, a medida que va creciendo tu bebé, los intestinos se ven cada vez más aplastados, lo cual dificulta el tránsito intestinal.

Si además tomas hierro como suplemento, es casi inevitable que tengas estreñimiento. El hierro es muy duro para los intestinos. 

La Estrategia sobre Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Sanidad afirma que hay que "evitar que la embarazada de forma rutinaria ingiera hierro, debido a que no existe evidencia científica suficiente para sustentar esta acción y por los efectos adversos de este fármaco: estreñimiento, diarrea, náuseas, epigastralgia y alteración en la absorción de otras sustancias.”

Según este mismo documento, habría que “ofrecer a todas las mujeres embarazadas pruebas de detección de anemia en la primera visita de embarazo y a las 24- 28 semanas de gestación, mediante hemograma” y “considerar como rango normal hasta las 12 semanas una hemoglobina igual o superior a 11g/ 100ml y 10,5g/ 100ml a las 28- 30 semanas de gestación. Si los niveles son inferiores, investigar la causa y valorar la necesidad de indicación de suplementos de hierro”. Si quieres leer más sobre el déficit de hierro en el embarazo recomiendo leer el artículo ¿Déficit de hierro? de elpartoesnuestro.

Cómo aliviar el estreñimiento en el embarazo

No sé si tengo una solución milagrosa para el tapón momumental de mi amiga, pero he decidido compartir algunas de las medidas que conozco para que ella y vosotras vayais probando:

Bebe mucha agua

La deshidratación es una de las causas más comunes para el estreñimiento. El agua facilita el tránsito de los residuos de la comida por los intestinos.

Añada fibra a tu dieta

El cuerpo no puede digerir la fibra. Si comes alimentos ricos en fibra, los residuos de la comida pueden pasar más rápido por el intestino por la presencia de esa fibra. No obstante, añada fibra a tu dieta con moderación. Hoy en día hay una gran oferta de productos con fibra añadido, y una sobredosis puede irritar al intestino más que ayudarle.

Los alimentos ricos en fibra recomendables son:

  • Verdura fresca (cruda) y fruta (con su piel)
  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Frutos secos

Puedes encontrar más información sobre que alimentos comer en Alimentos ricos en fibra.

¡A moverse!

El movimiento y el ejercicio también ayudan a mover el tracto intestinal. Caminar a buen paso (sin llegar al agotamiento) es un ejercicio agradable en el embarazo. El yoga para embarazadas (como que no :) y la natación ayudan a estirar y mover el cuerpo y los intestinos.

Las posturas de torsión van especialmente bien en casos de estreñimiento. Durante el embarazo, los intestinos se ven cada vez más aplastados hacia las costillas laterales y atrás. Las posturas de torsión masajean y por tanto estimulan la parte lateral del tronco, y en el caso del embarazo, los intestinos. Aquí dejo un ejemplo de una postura de torsión segura para el embarazo que puedes incorporar en tu rutina diaria (por ejemplo antes de acostarte).

Si sigues encontrando problemas de estreñimiento, consulta con tu matrona. 

¿Tienes otra solución milagrosa para el estreñimiento en el embarazo? ¡Queremos saberlo! Compártala con nosotras.

 




Posted
AuthorJudith Janssen
Categoriesembarazo

Según una investigación reciente de la Universidad de Manchester, practicar yoga durante el embarazo puede ayudar a aliviar el estrés y reducir el miedo al parto.

yoga para embarazadas beniarbeig

"Hemos creído durante mucho tiempo que funciona, pero no había investigaciones para respaldar la teoría. Ahora hemos podido demostrar que el yoga para embarazadas puede ayudar. Y no es un efecto pequeño. Esto tiene el potencial de ayudar realmente a las madres que sienten preocupación por su embarazo", dijo el Dr. Newham en un comunicado de prensa.

Durante el estudio, se encuestó a 59 embarazadas primerizas de bajo riesgo sobre sus comportamientos relacionados con la ansiedad.

Las embarazadas fueron divididas en varios grupos, algunos recibieron clases de yoga durante 8 semanas, mientras que el resto siguió un seguimiento prenatal normal.

Para evaluar los niveles de hormonas del estrés, el Dr. Newham y su equipo recogieron muestras de saliva de las mujeres, tanto antes como después de la clase en la primera y última semana.

Los investigadores encontraron que una sola sesión de yoga reducía un tercio la ansiedad percibida, y los niveles de hormonas de estrés se reducían un 14 por ciento.

Referencias

 




Posted
AuthorJudith Janssen