MIÉRCOLES 30 DE SEPTIEMBRE CLASE DE PRUEBA: ¡RESERVA TU PLAZA! HORARIO: Miércoles 19:15 - 20:30 LUGAR: Centro CUIDARTE C/Pollux 31-33 - Barrio la Florida (al lado del CC Puerta de Alicante)
torsión_en_suelo.JPG

La práctica de yoga para embarazadas es dirigida a mujeres embarazadas que quieren aprender a escuchar sus cuerpos y emociones, ser conscientes del proceso del embarazo, aliviar molestias frecuentes del embarazo, o que simplemente quieren un espacio para relajarse y dedicarse a ellas mismas.

El yoga para embarazadas acompaña en la transformación física y mental de la mujer embarazada. El yoga, con respeto al parto, tendría ser entendido y aplicado como una actitud y no como una técnica.

En las sesiones se practican asanas (posturas especialmente adaptadas a cada momento del embarazo), respiración y se presta especial atención al sonido y la relajación. Algunos beneficios de la práctica de yoga en el embarazo:

  • restablecer una postura adecuada
  • respirar con más amplitud (para madre y bebé)
  • crear espacio físico y mental para el bebé
  • fortalecimiento para el parto y la maternidad
  • relajar la tensión acumulada en articulaciones y músculos
  • desinhibirse y aprender a confiar y seguir los instintos
  • acompañar en la transformación de la madre durante el embarazo

 

Preguntas frecuentes

¿Cuándo puedo empezar con la práctica de yoga para embarazadas?
En principio a partir del tercer mes del embarazo. No obstante, si te encuentras con ganas de empezar antes, estás muy bienvenida. Por ser una práctica adaptada, se puede practicar el yoga durante todo el embarazo.

¿Tengo que haber hecho yoga antes?

No hace falta haber practicado yoga antes. El yoga para embarazadas se adapta a la experiencia y el cuerpo de cada una. De hecho, el yoga prenatal también es nuevo y muy recomendable para mujeres que han practicado antes, porque el enfoque de la práctica es distinta que la práctica regular del yoga.

¿Puedo hacer yoga si tengo molestias de espalda?
La práctica está especialmente enfocada en aliviar las molestias frecuentes (aunque no normales) del embarazo, como el dolor de espalda, molestia de ingles, pubis, vientre, ciática, hinchazón, varices, falta de aire, mareos, etc.